Museo de esculturas al aire libre de Leganés

Un Museo de Escultura al aire libre en un parque une el mundo del artista con las personas de una manera lúdica y sensorial, proporcionando una experiencia artística en la cuál cada uno decide cual es su posición en el juego: sólo estar, convivir, observar, meditar…
El edificio para el mismo se configura como un exterior tallado, situándose en el extremo del parque para darle un final construido pero no oclusivo. Ese vacío exterior se limita por un lado con un tallado horizontal y estratificado y por el otro con una pantalla habitada virtualmente bidimensional. El vacío se conecta suavemente con el parque con modificaciones topográficas.