Edificio administrativo multifuncional en Los Cristianos, Arona.

El edificio que proponemos debe ser consecuente con su origen, su ciudad, su historia y sus vivencias.
Una pieza a modo de diamante -cristal de sal tallado- contenedor de todo el programa que se solicita para el Edificio Multifuncional.

La piel

La piel del Edificio es una doble capa con vidrio al interior y celosía de aluminio al exterior, con distintas densidades de trama según sea su orientación, para obtener el máximo aprovechamiento energético.

Torreón-mirador

La presencia del mar es prioritaria en una población costera como Los Cristianos, y por ello proponemos un mirador desde la que es posible ver la ciudad y el mar en el horizonte, buscando en su elevación el dominio y visión de la ciudad y el contacto permanente con el mar. Faro y vigía de diálogo y comunicación con él.
Esta torre tiene su referencia en los volcanes, elemento natural básico para entender la isla de Tenerife, y que permitirá que la luz resbale por el interior del edificio, dotando de iluminación natural controlada los espacios interiores.

El Edificio se sitúa adosado a la medianera y a la calle peatonal trasera, conformando una plaza de acceso en todo el extremo Sureste del solar.
Tanto la plaza como su pavimentación y tratamiento son prioritarios en la concepción del Edificio.
La plaza se moldea a las actividades del Edificio y participa de ellas.
Es explanada, acceso, graderío abierto de actividades, que como prolongación del salón de actos interior del edificio permitirá la celebración de múltiples actos en ella.

La calle trasera

Se pretende potenciar el flujo de personas por la calle peatonal trasera retranqueando el Edificio en planta baja, dándole así más presencia al arranque de dicha calle. También proponemos un acceso a planta primera desde ella mediante un ensanchamiento a modo de espacio público.