Centro de Investigación en Biotecnología Alimentaria

FRENTE AL CUADRADO (quebrado y discontinuo) EL CÍRCULO (abierto y continuo). Frente a la solución de un edificio de planta cuadrada -según la forma de la parcela y simétrico al edificio existente- PROPONEMOS un edificio de PLANTA CIRCULAR que aporta las siguientes ventajas:

  • ESPACIO ABIERTO que transmita en todas direcciones.
  • RECEPTOR de distintos ámbitos de la investigación.
  • DISTRIBUIDOR de su conocimiento y sus hallazgos.
  • Edificio claro y rotundo en su planteamiento.

“Un espacio abierto a la investigación y a la sociedad en la que ésta podrá recibir en primera persona los avances de la Universidad en la investigación en biotecnología alimentaria.” (del Pliego de Prescripciones Técnicas)

El terreno está dentro de la parcela ocupada por la Facultad de Ciencias, muy próximo al edificio docente, con frente a la Avenida Villadiego (Avenida de José María Villacián Rebollo) y en prolongación con el edificio actual I+D+i.

La función investigadora y su privilegiada posición dentro de la Universidad así como su papel de receptor-distribuidor de conocimiento y transparencia se materializan en un edificio de planta circular que además ayuda a solucionar la proximidad con la Facultad de Ciencias agrandando el espacio entre ambos, y contiene una llamada o MENSAJE DE PRESENCIA que envía la Universidad hacia el exterior aprovechando su situación estratégica junto a la Avenida de acceso principal.

Liberar espacio en la planta baja que se retranquea, generándose un gran porche anular y un vestíbulo acristalado de acceso y conexión de los dos edificios, enriqueciéndose el espacio de acceso tanto al CIBA como al I+D+i y mejorando la relación de ambos con la Facultad de Ciencias.
Al liberar superficie en planta baja se crea una planta adicional sin alterar la funcionalidad del edifico, dotándolo de una proporción más esbelta y representativa.
Dos puentes de vidrio conectan a diferentes niveles con el actual edificio I+D+i.

Núcleo central. Planta libre. Se deja libre en planta el anillo-crujía exterior del edificio, manteniendo fijo el interior -raíces y tronco- generador de la vida y funcionamiento del edificio. Se asume así gran flexibilidad de compartimentación en el anillo exterior permitiendo adaptarse a futuras demandas. El núcleo central de comunicación y servicios supone mínimo consumo de espacio para circulaciones y una alta optimización de las instalaciones.

La imagen exterior es dinámica, con una superficie de textura cambiante con el ambiente exterior y con el desplazamiento del observador. Además es receptiva, presenta su mejor cara desde todos los ángulos. Potente en su unidad. Posee una imagen nocturna de luz, faro permanente (abierto a la investigación)
La cubierta se plantea en continuación de la fachada con la misma envolvente exterior, inclinándose hacia el sur para la captación de energía solar asegurando el aspecto exterior como una pieza representativa de la Universidad. Dicha inclinación da lugar en su planta interior a espacios de mayor altura que corresponden a los lugares más representativos del edificio.

Eficiencia energética y diseño

  • Diseño de medidas pasivas que minimicen la demanda térmica y lumínica.
  • Envolventes térmicamente eficientes.
  • Aprovechamiento de la luz natural.

Como resultado del análisis de estos conceptos se plantea un sistema constructivo de fachada ventilada de doble piel, cuya composición será:

  • La piel exterior es una celosía o mala metálica con transparencias variables dependiendo de la orientación para controlar la radiación solar entrante. Proporciona una reducción de la radiación solar hasta un 50%.
  • La piel interior es en su totalidad de vidrio aislante térmico que permite el máximo aprovechamiento de la luz natural garantizando el confort con el máximo ahorro energético y un bajo coste de mantenimiento. La características principal de esta piel será un bajo coeficiente térmico, U≤1,5 W/m²K, factor lumínico alto y un factor solar 0,6-0,8.

Se estima que esta composición permitirá la reducción del 30% del consumo energético, consiguiendo a su vez reducciones en las emisiones de CO2.
Entre ambas pieles, una pasarela de rejilla metálica proporciona soporte al servicio de limpieza y conservación. Unas aperturas de la celosía en puntos estratégicos dan escala y lectura al edificio en su forma y función.